MEMBRANAS FETALES

Al comienzo del segundo mes, el trofoblasto presenta abundantes vellosidades coriónicas secundarias y terciarias en todo su contorno que le dan un aspecto radiado. Las vellosidades se extienden entre la placa coriónica y la envoltura citotrofoblástica.

Esta envoltura o concha citotrofoblástica corresponde a tejido trofoblástico que separa los tejidos fetales de la decidua. La decidua corresponde al endometrio gravídico, cuyas células experimentan cambios haciendose más globosas, reduciéndose el material intercelular. Estos cambios en la mucosa uterina reducen la penetración del sincitiotrofoblasto. Esta capa será expulsada durante el alumbramiento.

Fig.6: Vellosidades coriónicas

Las vellosidades primarias están formadas por sincitio y citotrofoblasto, las vellosidades secundarias presentan además un centro de mesodermo extraembrionario y las vellosidades terciarias contienen vasos sanguíneos en su interior. De acuerdo a su extensión, se distinguen, por un lado vellosidades libres las cuales se extienden desde el tronco vellositario y no se fijan en la concha citotrofoblástica y flotan en el espacio intervelloso o cámara hemática, bañadas por la sangre materna, y por otro, las vellosidades ancla; que llegan hasta la envoltura citotrofoblástica y, a través de ella, hasta la decidua permitiendo la fijación del embrión.


Fig.7: Vellosidades coriónicas

En las primeras semanas del desarrollo, las vellosidades cubren toda la superficie del corion.


Fig.8: Membranas Fetales
Posteriormente las vellosidades del polo embrionario se desarrollan dando origen al corion frondoso, mientras que las vellosidades del polo abembrionario se reducen y hacia el tercer mes, esta parte recibe el nombre de corion liso.

Endometrio gravídico o decidua

Ir al inicio de la página

La decidua que se relaciona con el corion frondoso se denomina decidua basal; la que cubre el polo abembrionario se denomina decidua capsular; y la decidua que cubre las paredes del útero se llama decidua parietal.

Con el crecimiento del feto la decidua capsular y parietal se fusionan desapareciendo la cavidad uterina.


Fig.9: Membranas Fetales

A medida que crece el amnios se reduce concomitantemente la cavidad coriónica y finalmente en el polo abembrionario se produce la unión de la decidua, el corion liso y el amnios.

Fig.10: Membranas Fetales
Estos tres elementos forman la membrana amniocoriónica o bolsa de las aguas, la cual protruye por el cuello uterino dilatado y se rompe durante el trabajo de parto, derramando el líquido amniótico.

En el polo embrionario, el amnios y el corion ubicados sobre la decidua basal forman la placa coriónica.

Placenta

Ir al inicio de la página

La placenta posee un componente materno, la decidua basal y un componente fetal, el corion frondoso. En su desarrollo, la placenta presenta tres etapas:

  1. Etapa lacunar, hasta la segunda semana de desarrollo, donde la placenta presenta las lagunas trofoblásticas.
  2. Etapa vellositaria, desde la segunda semana hasta el tercer mes, donde la placenta presenta un desarrollo notable de las vellosidades coriónicas.
  3. Etapa cotiledónica desde el cuarto mes en adelante, donde se forman los tabiques deciduales. En ésta última etapa, la decidua basal forma tabiques que delimitan los espacios intervellosos; estos tabiques no logran tomar contacto con la placa coriónica.

Fig.11A: Vellosidades coriónicas

Hacia el lado materno de la placenta, los tabiques deciduales delimitan 15 a 20 áreas poligonales, llamadas cotiledones, en cuyo interior se encuentran las vellosidades libres, que contiene en su interior capilares con sangre fetal, bañadas por la sangre materna.


Fig.11B: Cara Materna de la Placenta
Los espacios intervellosos reciben sangre desde las arterias espirales del endometrio, las cuales atraviesan la decidua y se abren en ellos.

La presión sanguínea permite que esta sangre oxigenada y con nutrientes tome contacto con las vellosidades coriónicas.

Allí, se produce el intercambio y luego la sangre es drenada por las venas endometriales hacia la circulación materna.

Barrera placentaria

Ir al inicio de la página

Entre la sangre fetal y materna se encuentra un tabique de tejido fetal que establece la barrera placentaria. Esta barrera está formada por:
  • El endotelio de los vasos fetales.
  • El mesodermo extraembrionario que rodea a los vasos fetales.
  • El citotrofoblasto.
  • El sincitiotrofoblasto.
La barrera placentaria es bastante permeable y a partir del cuarto mes se adelgaza considerablemente debido a que se reduce la capa de mesodermo y de citotrofoblasto que la forman.
El término “barrera” es inadecuado ya que muchos fármacos, virus (rubéola, sarampión, poliomielitis, VIH), bacterias (Treponema pallidum, causante de la sífilis y el Toxoplasma gondii, causante de la toxoplasmosis), y moléculas de tamaño pequeño pasan de la sangre materna a la sangre fetal.

Fig.12: Barrera placentaria
Funciones y características de la placenta

Ir al inicio de la página

Las funciones de la placenta son:

  • Permitir el intercambio de gases entre la sangre fetal y materna; función respiratoria.
  • Permitir el aporte de nutrientes de la madre al feto; función nutricia.
  • Permitir la eliminación de los desechos metabólicos de la sangre fetal; función excretora.
  • Transmitir anticuerpos de la sangre materna al feto, sustancias que atraviesan la barrera placentaria; función inmunológica.
  • Producir hormonas como progesterona, estradiol, gonadotrofina coriónica, somatomamotrofina; función endocrina.
  • Sintetizar glucógeno, colesterol y ácidos grasos, función metabólica.
La placenta de término, tiene forma de disco de 15 a 25 cm. de diámetro, 3 cm. de espesor y pesa alrededor de 500 grs. Después del parto, se separa la decidua incluyendo la capa compacta y esponjosa quedando en el útero la capa basal y la placenta es expulsada, fenómeno denominado alumbramiento. Al examinar la placenta por el lado materno, se aprecian los relieves que marcan los cotiledones y por el lado fetal se observa la placa coriónica donde se encuentran gruesas arterias y venas, los vasos coriónicos, que convergen hacia el cordón umbilical.Hacia el final del embarazo la placenta presenta cambios, aumentando el tejido fibroso en el centro de las vellosidades y el depósito de un tejido fibrinoide en las superficies de las vellosidades.

Cordón umbilical

Ir al inicio de la página


Fig.13A: Cara Fetal de la Placenta
El cordón umbilical mide 50 cm de largo y 2 cm de espesor y se extiende desde el anillo umbilical primitivo, ubicado en la pared abdominal del feto, hasta la inserción en la placa coriónica de la placenta, inserción que suele presentarse en el centro de la superficie fetal de la placenta.
El cordón umbilical, cuya cubierta externa corresponde al amnios, contiene dos arterias umbilicales, una vena umbilical, restos del saco vitelino y del alantiodes y entre estos elementos un tejido gelatinoso de origen mesodérmico, la gelatina de Wharton.

Fig.13B: Cordón Umbilical

Amnios

Ir al inicio de la página

Como hemos visto anteriormente, a partir del tercer mes el amnios y la cavidad amniótica crecen englobando al feto, el cual flota en el líquido amniótico producido por el amnios. Esto tiene una acción de protección, permite los movimientos fetales y evita que se formen adherencias en el feto. El amnios puede ser separado del resto de las membranas fetales, apareciendo transparente, firme y avascular. El líquido amniótico es transparente como agua de roca, inicialmente producido por las células amniogénicas, y después del tercer mes, el componente principal lo constituye la excresión urinaria del feto, la secreción pulmonar y en menor medida el filtrado de los tejidos placentarios. El volumen del líquido amniótico al final del embarazo es de alrededor de 800 ml y a partir del quinto mes el feto deglute volúmenes importantes de él, agregándose, consecuentemente, volúmenes de orina fetal al líquido amniótico. El líquido amniótico se recambia cada cuatro horas. También flotan en el líquido células fetales descamadas, las cuales pueden ser aspiradas para su estudio mediante una amniocentesis o punción del saco amniótico.La existencia de volúmenes bajos de líquido amniótico para cualquier edad gestacional, denominado oligohidroamnios, es indicativo de:

  1. Falla placentaria, disminución del flujo sanguíneo o desprendimiento de la membrana amniocoriónica.
  2. Alteración fetal, agenesia renal u obstrucción de las vías urinarias donde falta la contribución de la orina fetal al volumen del líquido amniótico.

Por otro lado, volúmenes altos de liquido amniótico, llamado polihidroamnios o hidroamnios, se presenta en casos de diabetes mellitus gestacional, malformaciones como la atresia esofágica o anomalías graves como la anencefalia (falla en el cierre del neuroporo anterior) y otras patologías.

Saco vitelino y alantoides

Ir al inicio de la página

El saco vitelino y el alantoides, cuyos restos pueden encontrarse en el cordón umbilical, representan anexos embrionarios que involucionan en la especie humana. El saco vitelino secundario (la yema del huevo de los ovíparos), no tiene en el hombre una función nutritiva. Sin embargo, su importancia radica en que en la pared del saco vitelino se alojan y migran hacia las crestas genitales las células germinativas primordiales que darán origen finalmente a los gametos. Además, en la pared del saco vitelino se diferencian los primeros elementos sanguíneos embrionarios. Durante el desarrollo, parte del saco vitelino secundario formará el intestino primitivo y, a medida que el amnios crece y se desarrolla la pared corporal, el saco vitelino se reduce progresivamente quedando sus vestigios incluidos en el cordón umbilical. El alantoides, pequeño divertículo del saco vitelino que se extiende hacia el pedículo de fijación, si bien carece de función en el hombre, es importante porque los vasos sanguíneos que se desarrollan en su pared se transformarán en los vasos umbilicales. Después del segundo mes el alantoides involuciona y forma un tubo membranoso, el uraco, conectado con la vejiga urinaria, elemento que está incluido también en el cordón umbilical.